Skip to main content

Si estás en el proceso de comprar una vivienda y necesitas una hipoteca, es esencial que conozcas que los préstamos hipotecarios no son productos inamovibles. Las condiciones que los bancos te ofrecen no están fijadas en piedra, lo que significa que tienes la posibilidad de negociar con la entidad para mejorar aquellas características que no te satisfacen o que consideras que se pueden optimizar.

Por este motivo, incluso si crees que un banco te ofrece buenas condiciones, siempre es recomendable intentar alcanzar un acuerdo para conseguir la mejor hipoteca en la medida de lo posible. Negociar no solo implica obtener una tasa de interés más baja, sino también adaptar las condiciones del préstamo según tus necesidades y preferencias.

¿Qué aspectos de la hipoteca se pueden negociar?

Te preguntarás, ¿qué aspectos de la hipoteca son susceptibles de ser mejorados mediante una negociación con el banco? Pues bien, la respuesta es que absolutamente todos los aspectos pueden ser objeto de negociación:

  1. Tipo de interés: Es posible solicitar una rebaja en el interés de la hipoteca fija que te ofrecen o extender el período de tipo fijo en una hipoteca mixta.
  2. Comisiones: También es factible negociar con los bancos para que no apliquen ciertas comisiones, como la de apertura, la de amortización anticipada, la de subrogación o la de novación.
  3. Productos asociados: Puedes llegar a un acuerdo para evitar un incremento en el interés si decides no contratar ciertos productos del banco que conlleven costos adicionales, como seguros o planes de pensiones.
  4. Importe: Si tus ahorros son limitados, tienes la opción de negociar con varios bancos para obtener una financiación superior al 80% del valor de la vivienda, que es el límite habitual.
  5. Plazo de devolución: También puedes solicitar a la entidad un plazo de devolución más corto o más largo que el que ofrecen en sus ofertas comerciales.

¿Qué objetivos debo marcarme antes de la negociación?

Es importante tener en cuenta que no existe una hipoteca perfecta, y siempre habrá alguna cláusula o condición que no se ajuste completamente a tus preferencias. Es recomendable hacer una lista con tus objetivos prioritarios y las contrapartidas que estarías dispuesto a asumir para alcanzarlos. De esta manera, podrás enfocar la negociación de manera más efectiva y obtener las condiciones más beneficiosas para ti.

Para facilitarte la tarea de alcanzar el acuerdo más conveniente, a continuación, te proporcionamos información sobre las mejoras que puedes conseguir según tu perfil económico:

Si tienes una excelente situación económica:

Si eres funcionario, empleado con un salario alto o empresario o autónomo con ingresos elevados, cuentas con el perfil preferido por los bancos. En este caso, la negociación puede permitirte obtener las siguientes condiciones:

  1. Tipo de interés más bajo: Podrías obtener un interés fijo del 2,85% (la media del mercado está en el 4.00%), un tipo variable de menos de euríbor más 0,50% (la media del mercado está en el euríbor más 0,90%) o una hipoteca mixta con un período fijo a 2,50% a 10 años.
  2. Menos vinculación: Aunque la mayoría de los bancos requieren la domiciliación de la nómina y la contratación de seguros (hogar y vida) para ofrecer sus mejores intereses, en tu caso, podrías negociar y obtener el mejor interés sin tener que cumplir con todas estas vinculaciones.

Si tu situación económica es estándar:

En cambio, si tienes un trabajo normal con un sueldo medio, será más complicado negociar condiciones mucho mejores que las ofrecidas por defecto por los bancos para un perfil estándar. Aun así, puedes luchar por conseguir lo siguiente:

  1. Menos comisiones: En este caso, el objetivo es reducir las comisiones de amortización anticipada (total y parcial), novación y subrogación. La más fácil de reducir hasta el 0% es la de amortización parcial, lo cual te permitirá adelantar pagos sin coste adicional.

Si tienes pocos ahorros:

Es posible que tengas un buen trabajo y un buen sueldo, pero que todavía no hayas ahorrado el 30% de entrada que la mayoría de los bancos exigen para acceder a una hipoteca. En este escenario, puedes negociar para conseguir lo siguiente:

  1. Financiación de más del 80%: Algunos bancos, especialmente a través de un bróker, podrían concederte una hipoteca que financie más del 80% del valor de la vivienda, que es el importe máximo habitual. De esta manera, necesitarías menos ahorros para comprar una casa.

Cómo negociar la mejor hipoteca por tu cuenta

Si tienes claro lo que quieres conseguir y estás dispuesto a encargarte de la negociación por ti mismo, aquí te explicamos los pasos que debes seguir para negociar tu hipoteca con los bancos:

  1. Pide la hipoteca en varios bancos: Cuantas más entidades visites, más ofertas tendrás para elegir y mayores serán las probabilidades de encontrar un banco dispuesto a mejorar algún aspecto de su hipoteca.
  2. Habla con el director de la oficina: Pregunta por las mejores condiciones que podrían ofrecerte. Recuerda que el director tiene más experiencia en el sector, conoce los márgenes de negociación del banco y tiene cierta libertad para cambiar las condiciones de la oferta, aunque la aprobación final la tiene el Departamento de Riesgos del banco.
¿Por qué vale la pena negociar la hipoteca con un broker?

    Cómo negociar la hipoteca con la ayuda de un bróker de hipotecas

    Si no quieres dedicar tiempo a visitar múltiples oficinas o prefieres contar con la asesoría de un experto, la opción de contratar a un bróker hipotecario puede ser la más adecuada para conseguir las mejores condiciones sin complicaciones. El trabajo de un bróker consiste en conocer a fondo la mayoría de las hipotecas del mercado y negociar con los bancos para obtener la mejor hipoteca posible para su cliente.

    Lo que hará un bróker de hipotecas por ti

    1. Analizará tu situación y perfil económico.
    2. Presentará tu solicitud a varias entidades a la vez.
    3. Obtendrá las mejores ofertas de cada banco.
    4. Negociará las condiciones de cada hipoteca para mejorarlas y ajustarlas a tu «hipoteca perfecta».
    5. Te presentará sus propuestas finales para que elijas la que más te convenga.

    Es importante destacar que hay brókers que no cobran comisiones por este servicio, mientras que otros sí lo hacen, pero te informarán desde el principio sobre los costos. En caso de que decidas trabajar con un bróker de pago, solo tendrás que hacer el pago si finalmente firmas la hipoteca que te han conseguido.

    En resumen, negociar la hipoteca con la ayuda de un bróker hipotecas te ahorrará tiempo y dinero. Gracias a su amplio conocimiento del mercado hipotecario, los brókers hipotecas tienen la capacidad de obtener condiciones más ventajosas que las que conseguirías por tu cuenta en la mayoría de los casos.

    Te conviene contratar a un bróker hipotecario

    • Tienes poco tiempo y necesitas una respuesta rápida.
    • No estás familiarizado con el mercado hipotecario y necesitas asesoramiento experto.
    • Prefieres evitar la carga de los trámites y negociaciones por tu cuenta.
    • Tu situación es particular, por ejemplo, si eres autónomo, tienes pocos ahorros o eres no residente, ya que un bróker sabrá a qué bancos acudir para negociar una buena hipoteca.

    La negociación de una hipoteca puede ofrecerte grandes beneficios, ya que te permite obtener condiciones más favorables y adaptadas a tus necesidades. Si tienes el tiempo y los conocimientos financieros necesarios, puedes negociar por tu cuenta; de lo contrario, un bróker hipotecario puede ser la mejor opción para simplificar el proceso y conseguir las mejores condiciones posibles para tu hipoteca. ¡Empieza hoy mismo a buscar la hipoteca perfecta con Hipoteclick y alcanza tu sueño de tener una vivienda propia!

    Leave a Reply

    Bienvenida/o a la información básica sobre las cookies de la página web responsabilidad de la entidad: CREZIT FINANCIAL ADVISORS, S.L Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en tu ordenador, “smartphone” o tableta cada vez que visitas nuestra página web. Algunas cookies son nuestras y otras pertenecen a empresas externas que prestan servicios para nuestra página web. Las cookies pueden ser de varios tipos: las cookies técnicas son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan de tu autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto. Por tanto, son las únicas cookies que estarán activas si solo pulsas el botón ACEPTAR. El resto de cookies sirven para mejorar nuestra página, para personalizarla en base a tus preferencias, o para poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales. Todas ellas las tenemos desactivadas por defecto, pero puedes activarlas en nuestro apartado CONFIGURACIÓN DE COOKIES: toma el control y disfruta de una navegación personalizada en nuestra página, con un paso tan sencillo y rápido como la marcación de las casillas que tú quieras. Si quieres más información, consulta la POLÍTICA DE COOKIES de nuestra página web.   
    Privacidad